El larguero, ¿un nuevo enemigo?