El liderato del Mundial, en un puño