La llama olímpica ya está en Reino Unido