La llegada de turistas vuelve a crecer gracias a mercados como Rusia e Italia