Un lluvioso mayo da la espalda a los soleados planes de los españoles