Ludivina, la mujer con ocho décimos premiados que compró el día del funeral de su marido