El barrio madrileño de Usera se une para apoyar a la familia del pequeño Ichi que murió atropellado