Málaga vive un puente de máxima ocupación hotelera gracias al buen tiempo