El maltratador de Fuenlabrada disfrutaba grabando a su pareja mientras la golpeaba y ella suplicaba, arrodillada