Se queda 14 horas con la mandíbula desencajada al tratar de morder un bocata