El buen humor marca la tradicional comida de los nominados a los Óscar