Los mayores de 65 años tienen mayor riesgo de sufrir síntomas de malnutrición