La mayoría de los menores prueban por primera vez el alcohol durante las vacaciones