Un tubo metálico le atraviesa la cabeza de un lado a otro y se salva de milagro