Policía y cerca de mil voluntarios buscan sin descanso al pequeño Gabriel