El ministro de Exteriores israelí tira de la cadena del retrete en una entrevista radiofónica