Las mujeres dedican a comprar ocho años enteros de sus vidas