Las mujeres de los tenistas, el mejor amuleto