El mundial regresa en Bulgaria, con Loeb como favorito y con Sordo al ataque