El Barça levanta pasiones entre los aficionados japoneses