El Barça aterriza en Tokio