El mundo, tomado por La Roja