Uno de cada dos museos españoles perdió visitantes en 2008