En Bilbao, no sin mi arma: 6.000 tienen una