Absuelto de plagio el confundador de Custo por sus estampados parecidos a Piolín