Los especialistas españoles en Afganistán se preparan para sobrevivir “al infierno”