Agentes de policía custodian la sede de la agencia para impedir que salgan documentos