Agentes policiales dicen que los restos de la hoguera de Las Quemadillas estaban vigilados y precintados