Aglomeraciones y colas: las vacaciones no tan soñadas