Aguirre y Camps, dos ausencias más que sonadas en la clausura de Rajoy