Aguirre no pone la mano en el fuego "por nadie", ni por Rajoy, y defiende la financiación del partido en su mandato