Aguirre reconoce que "no siempre" se ha estado a la altura de lo que las víctimas de ETA merecían