Aguirre, a ritmo de Zarzuela