Garzón e Iglesias, una alianza que inquieta mucho al PSOE