La célula de Alcanar preparaba explosivos para hacer atentados más mortíferos