Rubalcaba, el alquimista del socialismo