Sánchez Camacho: "La Generalitat quiere pisotear nuestros sentimientos"