Ir al zoo o ver películas eran los cursos de formación de Ojeda