Anticorrupción aclara que el error en la traducción de Ecclestone es secundario y no afecta a la esencia de hechos