Anza sólo llevaba 500 de los 300.000 euros que tenía que entregar a ETA