Aralar aplaude la disolución porque ratifica que "el camino hacia la paz" se "está convirtiendo en irreversible"