Arenas, el hombre fuerte del PP