Arenas ve las próximas generales como las más trascendentales desde 1977