Arrimadas considera que levantar el control de las cuentas es "un gesto hacia el separatismo"