Artur Mas cuestiona los objetivos de déficit