Artur Mas quiere que Cataluña sea el reflejo del nuevo ‘sueño americano’