La nueva propuesta de consulta de Mas rompe el consenso de los partidos soberanistas