Artur Mas mantiene su hoja de ruta sobre la consulta del 9-N