Los príncipes de Asturias completan una gira que el Gobierno considera histórica