La Audiencia de Madrid ordena estimar una querella contra el autor de unas frases denigrantes vertidas en Internet